Misión Salesiana de Río Grande

El 11 de noviembre de 1893 llegaron los primeros salesianos a isla Grande de Tierra del Fuego. La Misión Salesiana Nuestra Señora de la Candelaria, está ubicada en Río Grande, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina, sobre la Ruta Nacional nº3 Es un complejo educativo, cultural e histórico, fundado por la congregación religiosa de los Salesianos de Don Bosco.

Los Monseñores Fagnano y Beauvoir, fundaron la primera misión en la zona norte de Río Grande. Monseñor José Fagnano había elegido la costa norte del Río Grande para crear un asentamiento con el objetivo de, asentar y “civilizar” a los Selk’nam y protegerlos de la amenaza que representaban los buscadores de oro y principalmente los estancieros, quienes impulsaron una política de exterminio (asesinatos y deportación a las misiones) contra los Selk’nams que resistían a la colonización robando ovejas y destruyendo alambrados.

Las enfermedades terminaron de provocaron la rápida muerte de la mayoría de los Selk’nam internados en las misiones.

Previamente a la construcción de la Mision, José Fagnano decía que primero había que comenzar por lo más apremiante, el alojamiento de los peones y carpinteros luego con la edificación para los salesianos, no todos los misioneros soportaron la vida en aquel apartado lugar, ellos decían que hasta los nativos vivían más humanamente que ellos. Una de las dificultades que tuvieron que enfrentar estos misioneros fue que su Misión era destinada al trabajo con los Shelknam pero al ser ellos nómades, no acostumbrados por lo tanto a la vida sedentaria se fueron yendo, tal vez llamados por su naturaleza. El otro inconveniente fue las epidemias de fines de siglo. Un plan de Fagnano consistía en sostener la misión a través del trabajo pastoril de ese modo, además de crear los medios financieros necesarios, se lograría la capacitación de los originarios, enseñándoles un oficio.

De los edificios originales que conformaron la Misión hoy solamente quedan tres, la capilla, el dormitorio de los indígenas y de huéspedes y el taller para niñas y mujeres aborígenes, donde las monjas les enseñaban labores. Han sido declarados “Monumento Histórico de Interés Nacional” en el decreto 2087/83.

 

About The Author

You might be interested in

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *